De maduros y «jóvenas»

Lo habitual, acentuándose en el BDSM, es que los hombres prefieran mujeres, como tales adultas, más jóvenes que ellos (aunque, ¡ojo!, la juventud acaso tiene muchísimo de actitud, independientemente de la edad), aunque sean cada vez menos quienes lo admitan por ser otra de las condiciones que se pueden utilizar, y sucede, para acusar de machismo, aunque tenga explicación científica, y por lo tanto demostrable.

Leer más

No eres tú: es Coolidge

Cuando una mujer aparece por primera vez en algún ambiente preexistente de sexualidad alternativa, ya sea en las pujantes redes sociales, ya sea en persona, no faltan hombres que tienen a bien manifestarle más o menos elaboradamente su gran interés sexual por ella. Sea donde sea tiene una explicación científica.

Leer más

El enamoramiento pasional en el BDSM

El BDSM son prácticas, susceptibles del corto plazo, pero también es la relación estable en que aquellas suelen desembocar, cuando se dan determinadas circunstancias entre las que es esencial la intervención de neurotransmisores como principalmente la dopamina y además la norepinefrina o noradrenalina.

Leer más

La química de la lujuria en el BDSM

La primera y principal divulgadora de la importancia de la segregación de la dopamina en las relaciones sexuadas es la antropóloga y bióloga Dra. Helen E. Fisher, sobre lo que en 2004 escribió en su imprescindible «Por qué amamos». Su lectura es reveladora de la relevancia de dicho neurotransmisor en las prácticas bedeesemeras.

Leer más

La justicia transformativa de las subculturas

Las subculturas, al tratar de reproducir a su pequeña escala los sistemas de poder supuestamente perfeccionados -recordemos que reivindican sus propias utopías-, también se dotan de un sistema de resolución de conflictos para aplicar su concepto de justicia, de la que no puede sustraerse quien forme parte de la subcultura.

Leer más

Heterotopías y ars erotica

Una de los grandes cuestiones en la subcultura del BDSM es la permeabilidad en la misma, y en las relaciones que inspira, de los debates que prenden en el resto de la sociedad. Quizá pueda resolverse en la medida en que las heterotopías reflejan utopías.

Leer más

Las parafilias no implican trastorno mental

Es habitual tildar de trastornados mentales a quienes ejercemos nuestra libertad sexual mediante prácticas eróticas no convencionales. Lo cual sólo se puede sostener desde la osadía de la ignorancia o, peor, desde el odio del puritanismo moral de un extremo ideológico o el neopuritanismo del otro. Porque la comunidad científica que estudia la mente y la conducta y trata sus enfermedades las tiene despatologizadas cuando no producen angustia personal, no interfieren en otras facetas de su vida, no involucran otras personas sin consentimiento válido o no suponen riesgo significativo de lesión o muerte.

Leer más

¿Qué es un «kinkster»?

Los kinksters reclaman ser bedeesemeros y descalifican como «sadosaurios» a todo quien, rechazando ser kinkster, practique BDSM. Y éstos reclaman practicar el auténtico BDSM descalificando, llamándolos «kinksters», a todo quien lo haga rechazando identificarse con ellos. Así, puedes ser considerado a la vez kinkster y sadosaurio por un extremo y el contrario sin ser ni lo uno ni lo otro. Pero ¿qué es un kinkster y dónde está el BDSM?

Leer más